Ahí estabas tú.

Era de noche, me encontraba viendo las estrellas y de pronto llegaste tú con una sonrisa encantadora, los ojos con unos hermosos destellos y la sonrisa más bonita que he visto en toda mi vida.

¿Qué sucedió? Me sentí tan bien porque nunca había conocido a nadie que me convenciera a primera vista… Estabas un poco lejos, después te acercaste y te interesaste en saber más sobre mí vida. Platicábamos, reíamos y todo parecía tan perfecto.

En ese momento solamente eramos tú y yo… Comenzaba a sentirme yo misma porque me dabas esa confianza de sentirme tan libre, feliz, con la completa seguridad de mostrarte todo lo que soy y sin temor a nada.

¿Sabes? siempre me ha fascinado conocer personas como tú: sin prejuicios, sin criticas, sin superficialidad… Solamente te miraba y sentía tu mirada en mí a cada segundo, mi corazón palpitaba y el tiempo se detenía.

Sentía una paz inquebrantable, una tranquilidad enorme, unas gran alegría y unas ganas de seguir luchando contra el mundo.

Deseaba que te quedarás y mostrarle a todos nuestra felicidad y de todo lo que podíamos ser capaces estando juntos.

Transcurría el tiempo, pero yo no me daba cuenta. ¿Por qué? porque estabas tú y para mí eso era más que suficiente.

Y sé que sigues deseando que esto ocurra, tanto cómo yo… Hay algunos que dicen que todos los caminos conducen a Roma y yo digo que todos los caminos me llevan a ti.

-Ana Castillo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s